Despido injusto en el Ayuntamiento de Barbate

AYUNTAMIENTO DE BARBATE
Ayuntamiento de Barbate

Desde el sindicato USTEA denunciamos el injusto despido de la abogada Ana María Muñoz Rivera del Ayuntamiento de Barbate.

Ana María empezó trabajando en septiembre de 2011 en el consistorio barbateño con un contrato de consultoría, el cual se fue renovando hasta que pasó a ser indefinido en julio de 2014. La trabajadora dio a luz en septiembre de 2015 y comenzó a disfrutar de su permiso de maternidad, que finalizaba el 12 de enero de 2016. Unos días antes, Ana María solicitó la acumulación de horas de lactancia que le correspondían por ley y no obtuvo contestación por parte del Ayuntamiento. Al verse en esta situación la trabajadora se puso en contacto con la jefa de departamento de personal, la cual le advirtió que su contrato era de sustitución y que finalizaría cuando la persona sustituida se incorporase. Ana María, intuyendo que algo raro pasaba y temiéndose lo peor, se incorporó a su puesto el 13 de enero de 2016 y pidió copia de las huellas de su contrato, descubriendo que este había sido modificado mientras estaba de baja por riesgo de aborto.

Finalmente, el 29 de enero de 2016 recibió un escrito firmado por el alcalde en el que se le comunicaba la extinción de su contrato. Dicho de una manera más clara, Ana María Muñoz Rivera fue despedida. A partir de ahí empezó un calvario para esta compañera, quien, siendo consciente de la improcedencia de su despido, intentó sin éxito que el Ayuntamiento subsanase el “error”. No se le facilitaron los documentos que ella solicitó y el alcalde no se dignó a recibirla; más tarde, la ningunearon cuando acudió a una oferta de empleo, diciéndole en el mismo momento de la entrevista que ya no necesitaban a nadie con ese perfil.

Ana María decidió llevar su caso a los tribunales y se declaró despido improcedente. La sentencia está siendo recurrida ya que el juzgado de lo social número 3 de Cádiz no acogió la doctrina del Tribunal Supremo, que establece en un caso idéntico al de Ana María la nulidad de los hechos, aclarando el Alto Tribunal que no cabe la improcedencia del despido si se produce cuando el niño es menor de nueve meses.

USTEA exige:

– Que se declare despido nulo. Se trata claramente de una discriminación, ya que la trabajadora acababa de incorporarse de su permiso de maternidad sin ni siquiera haber podido disfrutar del derecho a la lactancia que le correspondía por ley.

– Que se den las explicaciones oportunas de por qué despiden a Ana María alegando que la persona a la que sustituía se incorporaba, siendo esto totalmente falso; y de por qué se solicita una abogada en su plaza antes de despedirla.

– Que se explique también cómo es posible que después de despedirla a ella se readmitan a doce personas más que fueron despedidas como Ana María, sin tener que acudir al Juzgado; y que se contraten cuatro abogados, que era el puesto que Ana María desempeñaba.

– Que las organizaciones políticas y sindicales del Ayuntamiento de Barbate velen por los derechos de sus trabajadores y trabajadoras, y que pidan explicaciones de cómo se llevan a cabo las contrataciones en el consistorio ante el claro abuso de poder que el equipo de gobierno ha venido ejerciendo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s