USTEA-CÁDIZ DENUNCIA QUE LA JUNTA DE ANDALUCÍA TIENE ABANDONADO Y SIN ESCOLARIZAR A UN NIÑO UBRIQUEÑO DE OCHO AÑOS INTERVENIDO DE TUMOR CEREBRAL

El pasado viernes tuvimos noticia del caso de Alejandro, un niño ubriqueño de tan solo ocho años que el curso pasado fue intervenido de un tumor cerebral. Al no poder asistir con normalidad a su centro tras la intervención, el CEIP Fernando Gavilán de Ubrique, Cádiz, se solicitó para él un Programa de Acompañamiento gracias al cual Alejandro recibía en su propio domicilio la visita de un maestro que tutelaba su aprendizaje, en colaboración con su centro escolar.
Nuestra sorpresa es mayúscula cuando nos informan de que Alejandro este curso aún no ha podido comenzar sus clases, pues las instrucciones que regulan dichos programas no han sido publicadas por la Consejería de Educación. Informados en la Delegación Provincial, en el servicio de Ordenación Educativa, nos muestran su desesperación al habérseles negado desde Sevilla la posibilidad de poner en marcha el programa de acompañamiento para Alejandro mientras no salgan publicadas dichas instrucciones. Nos parece realmente vergonzoso que esto esté ocurriendo. Nos parece una más de las muestras de falta de interés y planificación a las que nos empieza a acostumbrar la Consejería de Educación, una más que sumar a la falta de profesorado en las bolsas para cubrir vacantes y sustituciones de varias especialidades, o a la enorme reducción de monitores de necesidades educativas especiales en toda la provincia, por poner un par de ejemplos del caótico comienzo de curso escolar que llevamos.
A dos meses del curso empezado, ¿cómo es que aún están estas instrucciones sin publicar?¿A qué esperan en la Consejería? ¿Es por ineptitud y falta de planificación o, quizás, es uno más de esos recortes encubiertos con los que la Junta castiga siempre a los más débiles? Alejandro –y su profesor- ya han perdido dos meses, y eso no tiene vuelta atrás, son ya irrecuperables.
Desde Ustea-Cádiz denunciamos la falta de planificación y sensibilidad de la Consejería en materia de inclusión, y exigimos que las instrucciones que regulan los PROA (Programas de Acompañamiento) estén publicadas con anterioridad al comienzo de cada curso escolar, de manera que ningún niño o niña se vea en la situación de Alejandro y su familia. Que todas sus fuerzas sean para luchar contra la enfermedad, y no contra la falta de atención provocada por una Consejería de Educación sin escrúpulos ni planificación de sus necesidades. La educación de tod@s y para tod@s no puede ser solo una frase sobre papel, sino que ha de ser una realidad que comience desde los sectores más desfavorecidos y necesitados de apoyo escolar. Solo así se estará haciendo una educación inclusiva de verdad. Para Alejandro y para todos y todas quienes lo necesiten. A ver si en la Consejería se enteran de una vez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s