Sobre la atención —y la desatención— a la diversidad. Por Pablo del Pozo.

Lo que entiende USTEA y quien escribe por atención a la diversidad es el corolario feliz de la escuela inclusiva y democrática, la que defiende que diversxs somos todxs, con equis.

Lo que se deduce del argot coloquial de la comunidad educativa con atención a la diversidad es que pareciera referirse tan solo al uso que se le da en las programaciones y en el tan mancillado Séneca, ya sabéis, para tratar sobre todo aquellos casos —hay quien los llama casos—, en los que hay un dictamen de por medio, esa palabra que da hasta susto. Dictamen, como si de una sentencia se tratase, una pena, como si solo faltase una señal de hierro candente en la frente. Y ojo, a quienes vayan sin dictamen habrá que tratarlos como normales, sin diversidad alguna, no vayamos a fomentar el pensamiento divergente demasiado.

Lo que entiende la Junta por atención diversidad es mucho papeleo. Muchas palabras bonitas, más papeleo aún, alguna alumna negra en la foto para cuando llegue el autobombo, algún chaval en silla de ruedas para lavar conciencias. Pero si están integradísimos, ¿es que no los veis? Y mientras tanto, machismo, homofobia, racismo, clasismo, bullying y demás mierdas seguirán a sus anchas en las aulas. En unas aulas con barreras arquitectónicas, a propósito, con ratios desbordadas, sin profesoras de apoyo o monitores de educación especial. La hipocresía, que es así.

Y mientras tanto, el silencio de los corderos, el de los cómplices, de quienes creías compañeros pero solo educan en la ley del más fuerte, del supuestamente más fuerte, que somos lobos contra lobos, te dirán condescendientes; y mientras tanto, la ausencia de medios de los no cómplices, que lo ven todo en sus narices pero en vez de medios sienten sus manos atadas, su causa machacada, su vocación pisoteada.

Y mientras tanto, la reconversión del alumnado en ganado, en alumnado perdido, y que se maten entre ellos, total, así no se saldrán de ningún redil. Los que lleguen al final del redil, claro, si es que no se han suicidado antes, y cómo no lo vimos venir, y eso si es que no han muerto en vida, y eso si es que acaso el redil tiene final.

Y en esta jungla de competencias, mientras tanto, decía, los chicos y chicas esos del dictamen dictaminado o sin dictaminar pues siguen ahí, esperando su turno, aburridxs en el fondo del aula, o en la primera fila, que te lo dijo el orientador, si es que aún te quedan primeras filas para tanta necesidad

En fin, ponle la ficha y mira a otro lado, atiende mientras tanto a los normales, no vaya a ser que los normales destrocen la clase y la culpa sea tuya, porque será tuya. Sobre todo, si no rellenaste los documentos a tiempo, que rellenar documentos es mejor que mirar a los ojos. Sobrevive, es el capitalismo, qué esperabas.

O protesta. Con todas tus fuerzas, desde tu propia diversidad. Sí, sin medios, pero también sin miedo. En USTEA te escucharemos y moveremos ficha contigo. Porque esto no puede seguir así.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s