16D: resistimos en Las Termópilas, por Santi Flores, interino señalado por no callarse

Un grupo de interinos e interinas valientes, acompañado por funcionari@s, amig@s y simpatizantes, salió a las calles de Sevilla el pasado sábado 16 de diciembre. USTEA y CGT volcadas con el colectivo interino. Vinieron personas desde toda Andalucía. La gente de Almería salió a las 5 de la mañana y ahí estuvieron, a las 11, en la Plaza España, la que construyó Anibal para el 29. Sí, no cruzaríamos los Alpes con elefantes, pero aprendimos de las personas veteranas de Cartagustea, nuestras fundador@s cuarenta años atrás, compañeros y compañeras históricos que nos han enseñado a no rendirnos jamás.

Arrancó la mani y pasamos junto al Cid, “qué buen vasallo, si hubiera buen señor”, susurró alguien; cierto, qué buenos profes, si nuestra señora Consejería no nos pisoteara cada día, ni nos privase de derechos fundamentales. Y gritamos aquello de “mismo trabajo, mismos derechos”.

El edificio de la uni nos contemplaba, allí donde algunos estudiamos Filología, Historia y Geografía o Derecho a finales de los 90 y principios del 2000. Este edificio que fue la Fábrica de Tabacos, donde Carmen se rebeló contra el machismo, y aprendimos también de ese espíritu de lucha, a no dejarnos doblegar.

Recorrimos Menéndez Pelayo entre palmas y cantos: “Nosotras no somos clínex”. “Dicen que estamos locas de la cabeza, solo estabilidad a mi me interesa, vamos echale narices que yo te animo, al final todas juntas lo conseguimos. Interina, interina”. “Qué no queremos pagar su deuda con Sanidad y Educación”. “Y es que no hay quien pueda con la manifestación, interino, interina, lucha por Educación”. Hicimos hasta la ola. Y el momento más emotivo llegó cuando un interino de inglés gritó: “Llevo 17 años de interino, 4’97 en las Oposiciones, ¿qué más queréis?, ¿qué más queréis? Fuera corrupción en el Tribunal de Oposición”. Y le seguimos al grito de “Fuera corrupción en el Tribunal de Oposición”. Me llegó bien adentro, hay que luchar, no tenemos nada que perder. Basta ya de masacrar al personal interino, no al interinicidio del próximo junio. Debemos encontrar otras fórmulas de acceso a la funcionarización como se hizo en tiempos pasados.

Alcanzamos las murallas de la Macarena, allá donde se fusiló a tantas personas durante la Guerra Civil, murallas teñidas de sangre republicana, derramada en la lucha contra el fascismo. Enfrente el Hospital de las Cinco Llagas, actual Parlamento de Andalucía, donde se decide qué será del personal interino. Colocamos la pancarta e improvisamos unas palabras de agradecimiento a todas las personas que estuvieron allí, resistiendo en las Termópilas y nos despedimos con este canto: “Volveremos, volveremos, volveremos otra vez. Volveremos a la lucha, interin@s estamos en pie”.

Gracias a las gentes que creéis que aún hay esperanza y un día acabaremos con este sistema cruel y tirano que usa a sus trabajadores y les priva de sus Derechos fundamentales; un sistema que te condena por una aplicación informática, un sistema que convierte a sus propios trabajadores en Excluidos; un sistema que quita los monitores del alumnado con Necesidades Educativas Especiales; un sistema que deja que su alumnado sufra temperaturas extremas en clase y no climatiza porque no quiere hacerlo; un sistema que usa a su personal y cuando no lo quiere, le pega una patada; un sistema que financia educación concertada que discrimina a su alumnado usando “el nombre de Dios en vano” (repasen sus Mandamientos, el IIº lo dice bien claro); un sistema que presume de democrático, dialogante y defensor de los Derechos Humanos y no hace más que atentar una y otra vez contra ellos; nuestro sistema educativo, el que debe defender la Educación Pública, laica, inclusiva, intercultural, integradora, respetuosa con los Derechos de la Infancia y los Derechos de los Trabajadores.

No somos leonas ni leones de Esparta, no me considero nadie para cambiar el mundo, pero no voy a quedarme en silencio cuando venga alguien a pisar el mío. Preveo que van a llover más palos aún y querrán que no levantemos la cabeza. Este equipo que está en lucha se está volviendo molesto para ciertas personas que toman algunas decisiones. Por eso sé que estoy aquí de paso. Y solo quiero añadir: gracias a quien cree que sí se puede, gracias a las personas que nos acompañan, a quienes creyeron en el 16D, gracias a toda persona que dice “no” a la injusticia. Y en especial, gracias a quienes iniciaron la lucha sindical y nos enseñaron el camino. En mi memoria, 300 personas, mujeres y hombres de Esparta, que resistieron en Las Termópilas.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s