¿De excursión a una base militar? No, gracias. Por Pablo del Pozo.

Cualquier día es apropiado para hablar de la paz, no solo el 30 de enero. Ese día, colegios e institutos suelen llenarse de cartulinas con imágenes de Ghandi —del muy cuestionable Ghandi, por cierto— y durante el recreo se sueltan globitos de colores, que para palomas no hay presupuesto. Y menos mal, pobres palomas, hartas de representar la paz después de haber sido privadas de libertad. Todo muy bonito y tal, y muy hipócrita bastantes veces, pues corre el riesgo de volverse un paripé si nos olvidamos de la paz el resto del año. O si entre los que más globitos sueltan están compañeros y compañeras que luego se dedican a llevar a su alumnado de excursión a una base militar.

Desde luego, la mayoría de profesores y profesoras procura no olvidarse de ella nunca, ni mucho menos. Para la paz está en juego la convivencia, la derrota del bullying, del machismo, del racismo. La creación de una sociedad mejor; al menos, ese granito de arena. Y muchas y muchos docentes practican con el ejemplo, promoviendo ante todo la resolución pacífica de los conflictos, que no son ni uno ni dos. Pero de verdad, con la cara muy alta, con la paciencia y profesionalidad necesarias, renunciando a lo más cómodo, lidiando con la más que probable falta de medios.

Pero, ¿qué tipo de resolución pacífica de conflictos vamos a promover si luego traemos a militares al salón de actos del centro para que den charlas a ver si de mayor te unes a ellos? ¿Con qué cara se les puede llevar a visitar una base naval de una forma tan frívola y acrítica? ¿Qué esperamos que piensen del pacifismo, si se les ofrece la guerra como un trabajo de futuro? ¿Quién quiere creer que esta insistencia en una salida laboral es igual en zonas más pudientes, donde a niños y niñas no se les trata como la carne de cañón del futuro?

Hace poco hemos conocido un nuevo caso, el del IES Asta Regia de Jerez, en donde un grupo de profesores con conciencia se ha rebelado contra lo que creen una actividad totalmente fuera de lugar: la manida excursión a la base de Rota, típica del Departamento de Inglés, pero esta vez promovida, muy sorprendentemente, por el Departamento de Orientación, el departamento que más debería velar por la paz en un centro educativo.

Sabemos que no es el único caso, y te animamos a que denuncies el tuyo, a USTEA-Cádiz y a tu propio claustro, aunque luego pierdas una hipotética votación, que así nos va. Hay que decirlo muy claro, es así de simple: los militares solo “resuelven” los conflictos mediante la violencia (o mediante la amenaza de violencia, lo cual no deja de ser violencia). Lo demás son cuentos de hadas; o mejor dicho, propaganda. Porque esto no es solo dejadez, es una irresponsabilidad a todas luces reprochable. Y hay más formas de aprender inglés que ir un día a a una base naval, en donde lo único que se aprende es interiorizar una vez más que los conflictos no se ganan con el diálogo, sino con las armas; y de paso, a interiorizar también como natural la sumisión colonial de Andalucía a una superpotencia militar.

Al alumnado solo se le da una única perspectiva idílica y tergiversada de la vida del soldado al que visitan; no se le habla de las pesadillas que sufren muchos combatientes después de haber matado a una persona, ni se le cuenta las denuncias de tortura hacia los dos ejércitos presentes en la base (sí, hacia el español, también). Desde luego, tampoco se le contará los orígenes franquistas de Rota o Morón. No. Se les lleva a un colegio de élite para que comparen con su colegio, a lo bestia, al garete nuestra lucha por la pública con los medios que nos quedan. Se les sube a portaaviones para hacerse selfis junto a aviones cargados que luego parten a bombardear por ahí a tiempo de volver a la hora de comer, como si tal cosa, sonriendo, sin que nadie les cuente las tragedias que han provocado esos mismos aviones. Cuando vuelven a tu clase, más de uno te contará que de mayor quiere ser militar.

Y ahora, a hablarles en clase de la nada glamurosa resolución pacífica de los conflictos. A soltar globitos y a pintar palomas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s