El maestro o maestra de apoyo que no existe, por David Vargas

Prácticamente no hay centro de Primaria que visite que no me digan que el maestro de apoyo no da apoyo porque se dedica a sustituir a docentes que faltan ese día o que están de baja (por normativa hay que esperar dos semanas para cubrir las bajas).

Esto es un fraude en toda regla. ¿Cómo se puede decir que existe la figura del maestro/a de apoyo para reforzar al alumnado con carencias de aprendizaje cuando ese docente apenas da clase de apoyo?

Los horarios de los centros de Primaria son una locura. No se tienen en cuenta las reducciones horarias para hacer los cupos, de forma que hay centros en los que sólo hay cubiertas nueve horas por docentes de guardia que son quienes deberían cubrir a quienes falten. Hacen falta miles de maestros y maestras más, pero la Consejería mira para otra parte como si todo estuviera bien cuando han ocurrido cosas este curso en la provincia de Cádiz que están lejos de lo que podríamos considerar normal o aceptable: centros en los que se juntan dos grupos en un aula (50 niños de Primaria), se reparten a los alumnos/as (toma cinco por aquí, esos siete para allá) se sale al patio a jugar al fútbol un par de horas (es imposible agrupar, hagamos deporte que el patio es grande) y demás soluciones que son todo, menos eso: soluciones.

Porque la solución es más dotación de docentes en los centros y más maestros/as de apoyo que sean eso: de apoyo al alumnado. Porque si no, debería decir nuestra Consejería que no se trata de maestro/a de apoyo sino de maestro/a sustituto de docentes que falten porque se tarda dos semanas en cubrir bajas y porque las dotaciones de los centros de Primaria son, a todas luces, insuficientes.

En USTEA-Cádiz seguiremos denunciando y seguiremos sacando a la luz todas estas miserias nuestras porque creemos que la Educación Pública tiene que ser de calidad, pero para serlo, la Normativa de cobertura de bajas tiene que cambiar y el dinero destinado a personal tiene que aumentar.

 

1 Response

  1. John doe

    Además de todo eso hay centros en los que se usa como maestro o maestra de apoyo-sustituto al maestro o maestra de Pedagogía Terapéutica… El colmo de los colmos. Eso sí en épocas de elecciones abrazan los políticos a personas con síndrome de down que viste mucho para recaudar votos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s