El Café Sola de Auxi González, por Pablo Díaz

Seguimos presentando a la gente creativa que tenemos en USTEA, la semana pasada os presentamos en nuestro correo de viernes el libro Versos Desenterrados de Miguel Ángel Rosique,

y esta semana os presentamos el libro de poemas de nuestra compañera Auxi González, titulado Café Sola.

María Auxiliadora Gonzáles Infante es una compañera interina malagueña que ha escrito gran parte de su libro en Cádiz, bajo un sentimiento de soledad impuesta, el cual tiene nombre en psicología y se llama síndrome del desarraigo, más acusado cuanto mayor eres y ella ya tiene 53 años.

Este síndrome que tiene que sufrir y padecer una parte del colectivo de interinos al tener que dejar todo, tu familia, tus amigos, tus raíces al fin y al cabo, cuando coges tu maleta y empiezas destino lejos de casa.

José Infante: “La memoria, de donde nace todo, el paso del tiempo, el desamor y el naufragio fatal de los años son algunos de los temas de este libro de dicción clara, que busca la sencillez pero que no olvida la metáfora y que el lenguaje debe estar siempre al servicio de la expresión porque mensaje y forma son una misma cosa”

Su libro ha recibido ha sido ganador del II premio literario Ana María Hidalgo de poesía escrita por mujeres, para ilustraros su trabajo, desde una perspectiva docente, leed este poema que cierra el libro y está dedicado a su tutoría del curso pasado en el IES Cornelio Balbo.

AULA VACIA

A mi tutoría del curso 2016/2017

Fuisteis mi tabla de salvación

en este mar de soledad y de angustia

azotado por el viento devastador

que hoy me despide de esta ciudad

a la que no he sabido entender.

Ahora, entre matraces y probetas

-más fríos y asépticos sin vosotros-,

como cada amanecer ya vivido,

una paleta llena de color

se abre a la ilusión de un nuevo día.

Por el ventanal inmenso, abierto

a nuestras vidas unidas por el azar

como cada mañana, un barco llega

con la ilusión del asueto y el placer.

Miradas curiosas contemplan la ciudad

Cádiz los observa y extiende sus manos,

generosas y agrietadas por la historia.

Vuelvo la mirada a la estancia vacía.

Puedo recordaros con ilusión

del que empieza un camino nuevo,

cómo nunca hubo un reproche

a mi ignorancia manifiesta.

Cada semana fuisteis dique

para cada lágrima

que urgente a mis ojos acudía.

Aquí vi nacer un amor incipiente,

conocí la valentía de quien

sola recorre este duro sendero

y aprendí todo lo que pueden darte

almas que se funden en una sola.

Hoy acaba un año largo y difícil

y vuelvo a mi ciudad con algo más

vuestro latir tatuado para siempre

en mi corazón y en mi recuerdo.

Cádiz, junio de 2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s