Feminismo o barbarie, por Susi de León, responsable de Espacio Feminista de USTEA Cádiz

8M Zapatos rojos en Plaza Arenal, Jerez
Zapatos rojos, 8M, Jerez.

Estamos en el peor septiembre desde que se contabilizan estadísticas de mujeres asesinadas por violencia de género: 9 mujeres y dos niñas han perdido la vida en estos últimos días, por lo que son ya 38 el total de fallecidas en lo que llevamos de año. Las tres mujeres y la madre de las dos niñas asesinadas esta semana habían denunciado a sus agresores, y tres, del total de esas mujeres, contaban con medidas cautelares de protección según la información que proporcionan los medios.

Este miércoles, 26 de septiembre, se aprobaba en el Parlamento de Andalucía la nueva Ley de Igualdad, con los votos en contra de Podemos e Izquierda Unida. Esta ley viene a sustituir a la de 2007, y dota a la administración autonómica de mayor capacidad de actuación contra la discriminación, no solo en las políticas activas sino también en el campo sancionador, y da un papel fundamental a la Educación –la Coeducación-.

Las críticas de la izquierda ponen en el punto de mira el incumplimiento de la anterior ley de 2007, así como la falta de implicación real en los problemas de las mujeres andaluzas, el “feminismo de salón” de esta Ley y de la propia Junta, pues la administración ha seguido contratando a empresas que han sido condenadas por discriminar laboralmente a sus trabajadoras. Tampoco se desarrollan los protocolos de acoso ni se contemplan qué contenidos mínimos han de tener los planes de igualdad de las empresas, ni se facilita el aborto en toda la red sanitaria pública, en igualdad de derechos y condiciones entre todas las provincias andaluzas.

Esta nueva ley sí da un papel prioritario a la Coeducación en los centros escolares, aunque, desgraciadamente, las cortapisas y dificultades que en ellos se viven por parte de directivas y claustros que no se implican de verdad en sus Planes de Igualdad, hacen realmente difícil la labor de las personas responsables de estos planes. A partir de ahora tendrán obligatoriamente que tomárselo en serio, pues los contenidos coeducativos tendrán que integrarse por ley en el diseño y desarrollo curricular de todas las etapas educativas y se detallan las funciones específicas que desempeñarán las personas responsables de coeducación. Ojalá que, aunque sea a la fuerza, los centros y sus directivas se tomen en serio de una vez por todas la importancia de coeducar en igualdad.

Pero nada de esto será suficiente mientras no se realice un cambio radical. Radical, porque ha de ir a la raíz verdadera de las cosas. Por muchas leyes de igualdad que se aprueben la violencia de género no desaparecerá porque forma parte de la propia estructura del sistema que lo sustenta: el Patriarcado, que hunde sus cimientos en la propia esencia del sistema capitalista e imperialista que lo hace nacer. Por ello, parafraseando a la gran Rosa Luxemburgo en su mítica frase de “Socialismo o barbarie”, los cambios solo vendrán cuando se produzcan en las propias raíces de este sistema, de ahí que la sociedad entera ha de cambiar.

Un mundo nuevo, es el único camino. “Feminismo o barbarie”,  “Socialismo o barbarie”, no hay más vías. Porque la violencia de género es una violencia estructural, que nace de las propias desigualdades económicas, sociales, culturales que engendra un sistema de por sí opresor y castrador de libertades y desarrollo humano.

Por ello, hoy más que nunca, recuerdo a Agustín García Calvo, y su “Libre te quiero”. No os la perdáis en la versión musical de Amancio Prada. Qué la belleza de la poesía y la música nos salven hoy del dolor.

Por ellas, por las que ya no podrán disfrutar más de un nuevo amanecer.

LIBRE TE QUIERO

Libre te quiero,

como arroyo que brinca

de peña en peña.

Pero no mía.

 

Grande te quiero,

como monte preñado

de primavera.

Pero no mía.

 

Buena te quiero,

como pan que no sabe

su masa buena.

Pero no mía.

 

Alta te quiero,

como chopo que al cielo

se despereza.

Pero no mía.

 

Blanca te quiero

como flor de azahares

sobre la tierra.

Pero no mía.

 

Pero no mía

ni de Dios ni de nadie

ni tuya siquiera.

 

De Canciones y soliloquios, 1976

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s