SI QUIERES LA PAZ, DESOBEDECE A LA OTAN, por Juan José Ruiz Travieso.

Decía Gonzalo Arias que la violencia más peligrosa es “la de los buenos”.  A nosotros nos ha tocado vivir en el lado de los que dicen defender valores como la libertad y la “democracia”.  Vivimos en un trozo de Europa condenada a vivir   del lado de los que se proclaman dueños y salvadores del resto del mundo. Y muchos “patriotas” de aquí se consideran súbditos, deudores y admiradores de quienes están dispuestos a gobernar el mundo cueste lo que cueste. Y a ofrecer su “ayuda humanitaria” siempre que puedan instalar sus bases militares, como ocurrió en Haití.

Nuestros poderosos aliados asesinaron unos tres millones de personas en la Guerra de Corea, crearon escuelas de torturadores y asesinos para toda América Latina, cometieron innumerables crímenes en Vietnam, en Irán, en Afganistán… Durante la Guerra Fría y en la Postguerra Fría. Sustituyó el “peligro comunista” por el “peligro yihadista” y procedió a la invasión de países como Irak, Afganistán, Libia…

usa calavera

Nuestro poderoso “aliado” nos apadrina a cambio de su protección y nos hace ofertas que no podemos rechazar. Les permitimos mantener sus bases en nuestro territorio mientras fingimos lavar nuestras conciencias. Les permitimos secuestrar personas que luego acaban en Guantánamo. El Pentágono se convierte en juez y parte, mientras les permitimos instalar sus “escudos antimisiles” que nos convierten en objetivo militar. Nos utilizan como piezas de sus intereses estratégicos, y contribuimos a las gigantescas riquezas que genera el complejo militar-industrial. El tráfico de armas se mezcla con el de drogas y el de seres humanos.

Nuestra clase política, desde aquel nefasto referédum de 1986,  obedece a la voz de su Amo. Compramos su armamento y nos dejamos controlar con total sumisión. Y sabemos que millones de personas han muerto a sus manos, y que millones mueren de hambre debido a la violencia estructural de su sistema económico. Participamos en sus misiones “humanitarias” defendiendo a los lobos de los corderos.

america first

Vamos a obedecer como corderitos la orden de duplicar nuestros gastos miltares y haremos ricos a fabricantes y comerciantes de armas,  seguiremos acogiendo ferias de armamento, seguiremos potenciando nuestra industria armamentística, haciendo tratos con dictaduras inhumanas, cerraremos los ojos ante crímenes terribles como los de Yemen, permitiremos que se agrave el cambio climático y que se sigan adueñando de los recursos de todo el planeta. Contribuiremos a los gastos militares más desorbitados. Financiaremos el I+D militar mientras no destinaremos nada a investigar alternativas de defensa.

Pero eso sí, celebraremos en nuestras escuelas el Día de la Paz, mientras multinacionales del armamento patrocinan proyectos escolares. Hablaremos de nuestro rechazo a la violencia mientras los Presupuestos del Estado ocultan la mitad del gasto militar. Leeremos  biografías de personas ilustres que consiguieron el Nobel de la Paz. Como Kissinger. Como Obama.

Quizá logremos reservar un rinconcito de nuestras conciencias y nuestras celebraciones a examinar esta parte del mundo donde nos ha tocado vivir. Quizá descubramos que no se puede servir al bien y al mal al mismo tiempo.  Y que quien ame profundamente la Paz tendrá que ejercer una legítima desobediencia ante esa forma de entender el mundo que justifica todos los crímenes de la OTAN.

Para el día Escolar de la Paz y la Noviolencia. 30 de enero de 2019

Juan José Ruiz Travieso.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s