La manipulación del dolor

juanjo

Por Juan José Ruiz

A principios de marzo,  la comunidad educativa se movilizaba en defensa del sistema de educación pública. En los últimos años, la defensa de la sanidad y la educación públicas han tenido múltiples lugares de encuentro, junto con la defensa del sistema de pensiones o de los servicios sociales.

El enemigo común de varios movimientos ciudadanos eran las privatizaciones de servicios públicos que han llegado a ser parte de lo más valioso de este país.

Tampoco podemos olvidar que nuestra sociedad civil ha dado muestras de múltiples formas de solidaridad, desde redes de acogida a menores inmigrantes hasta voluntarios que han marchado a lugares como los campos de refugiados en Italia o Grecia.

Desde el mundo sindical, cada vez se oyen más voces denunciando la precariedad en que vive una gran parte de la clase trabajadora.

En estos momentos, a finales de marzo, parece que los árboles no dejan ver el bosque. ¿Qué ha cambiado?

Una terrible crisis sanitaria parece haber cambiado nuestras vidas para siempre. Parece que un terrible terremoto hubiese desmoronado todo el sistema que estaba bajo nuestros pies. Como el loco con el candil en la mano que describía Nietzsche, que buscaba a Dios y proclamaba su muerte, andamos con un candil buscando respuestas.

Surgen preguntas y discusiones religiosas, sociológicas, éticas, económicas, políticas, científicas… Es lo que ocurre en todas las épocas de crisis, cuando parece que todo puede cambiar y que de hecho está cambiando. ¿Y luego qué?

No va a ser fácil responder a muchos interrogantes. Pero las grandes preguntas de la historia de la humanidad y del pensamiento humano van a seguir presentes. ¿Todo cambia o todo permanece? ¿Tiene que cambiar todo para que en el fondo no cambie nada?

Después de la crisis, seguirá habiendo defensores y detractores de lo público y de las privatizaciones, de la solidaridad y del egoísmo, de distintos modelos económicos y políticos… Cuando las cosas parezcan que vuelven a estar en su sitio, cuando veamos que hay realidades que permanecen bajo este apocalipsis vírico, probablemente las cosas no hayan cambiado tanto.

Seguirá siendo necesaria la defensa de la sanidad y la educación públicas, necesario defender a la clase trabajadora de la gran amenaza de la precariedad, necesaria la lucha feminista por la igualdad de derechos, necesaria la solidaridad con inmigrantes, refugiados y pueblos que sufren hambre, guerras, injusticias  o epidemias y que son los “los olvidados” en estos momentos en que también nos vemos vulnerables.

Seguirá habiendo una extrema derecha empeñada en combatir al feminismo y que negará la crisis climática del planeta. Seguirán los imperios militares exigiendo que se alimente a la bestia del militarismo y los gastos militares que se comen tantos recursos necesarios, seguirán conflictos como el del Sahara o la lenta masacre del pueblo palestino, o la guerra de Siria, o la de Yemen. Seguiremos vendiendo armas a Arabia Saudí, seguirá la crisis de la monarquía. Seguirá la violencia machista y patriarcal.

Uno de los más grandes dolores en estos días, valga la redundancia, es la manipulación del dolor. La crisis sanitaria y económica va a tener muchas víctimas, pero hay sectores que siguen empeñados en buscar rédito político, como si todavía estuviésemos en campaña electoral. Hay toda una campaña que intenta relacionar un virus con manifestaciones feministas, un día en que la derecha iba a mítines, los fieles a misa y los aficionados a los campos de fútbol.

En un país que vive un estado de excepción encubierto, donde se han prohibido derechos fundamentales como el de salir a la calle o el de reunión, donde los militares se disfrazan de sanitarios  y toman nuestras calles, no podemos olvidar lo que no ha cambiado, las injusticias de todo tipo, la economía sanguinaria, la crisis climática, el patriarcado asesino, el trabajo precario, la militarización de la sociedad y del pensamiento…

Que no manipulen nuestro dolor.

Un comentario en “La manipulación del dolor”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s