USTEA Cádiz exige transparencia en los procesos administrativos de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía

arbol

Imagen: Sparkleice (via Creative Commons)

A la Consejería anterior había decenas de temas que le reclamábamos, pero hay uno que no se le podía reclamar porque lo hacía bastante bien. Era la transparencia en procesos administrativos relacionados con la adjudicación de destinos provisionales, el Concurso General de Traslados o, incluso, la publicación del baremo de opositores.

Con la nueva Consejería queda pendiente casi todo lo que reclamábamos a la anterior, pero se le suma ahora algo nuevo: la falta de transparencia.

Nadie piensa que esta falta de transparencia tenga que ver con el consejero Imbroda enchufando a sus sobrinos por delante de nadie. Esa zafiedad ha ocurrido alguna vez con puestos específicos de las delegaciones (USTEA se presentó como acusación particular en un caso de hace unos años de la Delegación de Sevilla), pero no es, afortunadamente, norma ni en absoluto algo habitual. Entendemos entonces que no se trata aquí de señalar a nadie que haya cometido o pretenda cometer un delito de cohecho, pero sí se podría discutir sobre un delito de prevaricación, consciente o negligente, porque resulta lamentable que en el año 2020 aún tengamos que estar mendigando que una administración ofrezca la información necesaria para comprobar que los procesos realizados son los correctos y dar así la oportunidad de reclamar todo aquello que se crea que ha vulnerado los derechos de los docentes, bien sean funcionarios o bien interinos o aspirantes a interinidad.

La Consejería, preguntada en mesa por este asunto por parte de USTEA, se escudó en la protección de datos para operar del modo oscurantista en el que lo hace. Pero, en realidad, lo que ha hecho esta Consejería no es tanto esconder como dificultar el acceso a la información. Es decir, no se podría acusar a la Consejería de prevaricación consciente puesto que hay manera de acceder a los datos necesarios, pero el modo de publicarlos obliga a dos cuestiones que no ocurrían antes: la obligación de pertenecer a la especialidad para poder acceder a esos datos y una suerte de investigación indispensable para poder acceder a la información.

Para que lo tengamos claro: veinte años después de cambiar de siglo y llegar al veintiuno debería ser una vergüenza para una administración que tenga que existir un texto como este, que USTEA Cádiz haya solicitado por registro a la Consejería todas las bolsas de interinidad y destinos provisionales de este curso sin respuesta desde el 25 de noviembre (hemos llevado el tema al Portal de Transparencia, sin respuesta tampoco por ahora) y que la Consejería, que se comprometió a estudiar el tema, no se haya pronunciado en meses sobre el particular. Mucho nos tememos que su idea sea la misma que la del curso pasado: esconder lo que debería ser público y no prestarle la mínima atención al decoro y civismo que implica la transparencia en los procesos administrativos públicos.

Desde USTEA Cádiz exigimos:

– Publicación de todos los destinos (definitivos o provisionales) de la manera en la que se publicaban hasta este cambio oscurantista (todos/as podemos consultar todo).

– Publicación de todas las bolsas de interinidad de la manera en la que se publicaban hasta este cambio oscurantista (todos/as podemos consultar todo).

– Permanencia en la web durante el curso de la publicación de todos los procesos administrativos realizados y enlace para los procesos de los cuatro cursos anteriores.

– Publicación en web de los méritos para el concurso de todos los opositores.

– Publicación de los destinos provisionales y definitivos del Concurso General de Traslados    de la manera en la que se publicaban hasta este cambio oscurantista (todos/as podemos consultar todo).

Todo ello desde el respeto a la Ley de Protección de Datos. Recordemos que no se puede escudar la administración en dicha ley cuando le información está en la web y cuando lo que se hace es dificultar todo lo posible que cualquiera pueda acceder a ella.

Otra muestra muy significativa fue la manera de publicar los méritos de los opositores en las últimas oposiciones. Estaban en un solo ordenador en la Delegación de Educación de Cádiz con colas de horas de opositores que querían ver los méritos de otros opositores para saber si conseguían plaza. Eso no es Ley de Protección de Datos. Eso es no ofrecer al ciudadano los derechos que como tal nos corresponden. Eso es no cumplir con la obligación de transparencia a la  que, como organismo público, la Consejería de Educación está obligada.

En USTEA Cádiz entendemos, por todo lo expuesto, que se trata de un despropósito y por eso pedimos rectificación a la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía y unas disculpas por haber ofrecido oscurantismo donde lo que se tendría que haber ofrecido era transparencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s