La Educación Especial en España y en Europa

La educación especial, objeto de polémica en España por la aprobación de una nueva ley educativa (la LOMLOE, conocida también como “ley Celaá”) existe en muchos países europeos, aunque en general cuenta cada vez con menos peso.

La educación del alumnado con discapacidad muestra en Europa una clara tendencia a ser incluida en los centros ordinarios, en los que aprenden juntos los y las menores con o sin discapacidad, aunque se trata de un proceso lento y aún hay numerosas escuelas especiales.

Aunque la mayoría del alumnado con alguna discapacidad acude a centros ordinarios en España, con la nueva norma se espera que en 10 años todos cuenten con fondos suficientes para escolarizar a estos menores y que solo los que requieran mucha especialización acudan a los centros específicos de educación especial, que quedarán también como espacios de apoyo.

Hagamos un repaso rápido por lo que encontramos en otros países.

FRANCIA

En Francia el grado de discapacidad marca la educación especial: el alumnado que la tiene leve va a centros ordinarios, aunque en algunos hay aulas especiales. El alumnado que presentan una discapacidad severa va a centros especializados de carácter público. Hay profesorado de apoyo y asistentes personales de algunos alumnos y alumnas, en función de su nivel de discapacidad, que les acompañan dentro y fuera de clase. Hay unos 100.000 asistentes en total. En general, las familias lo deciden a qué tipo de colegio van sus hijos e hijas.

ITALIA

No hay colegios de educación especial. Cerca del 3% del alumnado presenta alguna discapacidad y acude a centros ordinarios, cuyas clases cuentan con un máximo de tres niños y/o niñas que necesiten ayuda y un profesor o profesora de apoyo que se suma al resto del profesorado para desarrollar el programa didáctico de todo el grupo.

El Tribunal Constitucional declaró en 1987 el derecho de todos los estudiantes con discapacidad a poder asistir a escuelas de todos los niveles, y desde entonces se han llevado a cabo diversas intervenciones normativas con el objetivo de asegurar (y no solo facilitar) la asistencia a la escuela del alumnado con discapacidad.

Las familias deciden si quieren llevar a sus hijos a la escuela pública y seguir los ciclos de formación o a un centro especial para actividades lúdicas.

ALEMANIA

Casi el 38% del alumnado con necesidades de atención especial estudian en centros ordinarios. Esto representa un claro ascenso desde la ratificación de la Convención de la ONU sobre los derechos de las personas con discapacidad, pues hace una década el porcentaje era del 18%.

Aun así, en todos los estados alemanes existen centros especiales para estos menores, pero en algunos se han ido reemplazando parcialmente por centros de inclusión con todo tipo de niños y niñas, donde algunos previamente diagnosticados reciben atención especial. Las familias son los que eligen a qué centro llevar a sus hijos e hijas.

REINO UNIDO

El alumnado con necesidades especiales pueden ser educados en la escuela pública ordinaria, que recibe fondos para esta función, o en centros especiales, la mayoría sufragados por el Estado y algunos privados. De unos 1,2 millones de alumno.as con discapacidad, el 50 % asiste a colegios ordinarios, que cuentan en mayor o menor medida con profesorado de apoyo, y el resto (aproximadamente un 2 % de la población en edad escolar) a centros especializados. Las familias pueden elegir cualquiera de estos centros.

PORTUGAL

La inmensa mayoría del alumnado de educación especial frecuenta los colegios ordinarios, y apenas un 1% está matriculado en escuelas específicas. Desde 2018 está en vigor una nueva ley de educación inclusiva que busca poner el foco en criterios pedagógicos y no clínicos para que haya una mayor inclusión y que incluso elimina la categoría de “necesidades educativas especiales”.

En caso de que la escuela no sea capaz de dar respuesta a las necesidades de un alumno o alumna, los servicios dependientes del Ministerio de Educación pueden proponer su matriculación en una escuela de educación especial, siempre con el acuerdo de las familias.

AUSTRIA

En Austria, el 5 % del alumnado de Primaria y Secundaria son “menores con necesidades de apoyo pedagógico especiales”, que en su mayoría (un 64 %) recibe educación junto a compañeros y compañeras sin discapacidad en “clases integradas” de centros ordinarios. Un 35 % asistía a clases especiales no mixtas, también en escuelas ordinarias, mientras que el restante 11 % se repartía en los 290 colegios especializados.

Con su ratificación de la Convención de la ONU sobre los derechos de las personas con discapacidad, Austria está comprometida a convertir su sistema de educación en uno completamente inclusivo: varias escuelas especiales se han abierto a niños y niñas sin discapacidad, transformándose en centros de educación ordinaria inclusiva, y en los últimos años va en aumento el porcentaje de estos menores que reciben enseñanza integrada. Las familias tienen la libertad de elegir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s