USTEA CONTRA EL MILITARISMO Y LAS GUERRAS.

El sindicato USTEA, que se define como pacifista y antimilitarista, no puede callar su voz ante la nueva fase del conflicto de Ucrania, conflicto que perdura desde hace varios años.

Ante la campaña de desinformación que impera en la gran mayoría de medios de comunicación, debemos destacar una serie de aspectos de este conflicto.

En primer lugar, denunciamos cómo la información que se nos transmite desde los medios se convierte en propaganda de guerra. Como señala “Mujeres de negro”, La OTAN lleva desde hace décadas una guerra neocolonialista silenciosa para apoderarse de la Europa del Este en connivencia con oligarquías supremacistas. Se manipula sistemáticamente la realidad de las poblaciones mientras sufren amenazas y agresiones. La Paz exige la resolución de los conflictos, no la manipulación de poderes patriarcales militaristas.

En segundo lugar, hay que destacar que Andalucía sufre la presencia de dos bases norteamericanas, parte del legado que dejó el franquismo y que son un claro atentado a la soberanía nacional. Son las bases de Morón y Rota, además de la base de la OTAN que se encuentra en Gibraltar. Esto nos hace cómplices de las estrategias imperialistas de la OTAN y marionetas en sus manos, además de convertir a Andalucía en objetivo militar en caso de conflicto bélico de EEUU o de la Alianza Atlántica.

En tercer lugar, nadie puede negar la necesidad de un proceso de desmilitarización en Europa, y nadie puede negar los errores de las políticas de Putin. Pero al mismo tiempo, como señala Carlos Taibo, la postura de Putin también se explica por políticas occidentales prepotentes y agresivas. La OTAN quiere aparentar ser una organización filantrópica y los medios de comunicación repiten las consignas del Departamento de Estado norteamericano. EEUU ha ido incorporando una serie de países del Este a su Alianza para cercar a Rusia.  La OTAN sigue con estrategias como el Escudo antimisiles y su continua expansión hacia el Este de Europa.

Cuando se habla de la presencia del neofascismo, hay que recalcar que neofascistas hay en Ucrania y en Rusia y en Europa. En Rusia hay un nacionalismo de Estado con  valores tradicionales, ortodoxias religiosas, oligarcas inmorales, grandes desigualdades, represión, militarización, y economía de mercado. Pero no es menor el imperialismo de Washington o de Bruselas, que no piensan en los pueblos y mucho menos en las clases trabajadoras.

Desde USTEA nos posicionamos por la desmilitarización del conflicto y exigimos el fin de las políticas expansionistas de la OTAN, al tiempo que condenamos cualquier tipo de invasión armada de Ucrania y nos solidarizamos con toda la sociedad civil que se movilice en contra de la militarización del conflicto, recordando que un principio esencial de todas las guerras es la legalización del derecho a matar y el intento de obligar a matar por deber a las patrias.

EEUU y la OTAN, protagonistas de atroces crímenes contra la humanidad en conflictos como los de Irak, Afganistán, Libia o Yugoslavia, no están legitimados para el papel que dicen representar,  como recuerda Ecologistas en Acción; son  protagonistas del mayor gasto militar a nivel mundial, no pueden seguir con estrategias que amenazan la seguridad mundial y suponen una gigantesca amenaza nuclear y medioambiental.

La UE tiene la obligación de contribuir a la desmilitarización, y España debe retirar todas sus tropas en este conflicto. Y en lugar de ser una pieza más del complejo militar industrial, debe poner en marcha una paulatina reducción del gasto militar y su uso para la sanidad y educación, conversión de la industria armamentística en industria de energías renovables y desmantelamiento del arsenal nuclear. Así como la firma del Tratado de prohibición de armas nucleares, ahora que en el conflicto de Ucrania se ha llegado a amenazar con estas armas de destrucción masiva.

En lugar de esto, España se suma a la escalada militar y armamentística enviando más armas al conflicto, siguiendo una lógica hipócrita, porque no enviaríamos armas a quienes  se defienden de los ataques de Arabia Saudí, que es cliente preferente de los fabricantes de armas en terrirorio español; no enviaríamos armas al pueblo del Sahara para conseguir que se dé el referéndum de autodeterminación que exige la ONU; o no enviaríamos armas al pueblo palestino para entrar en una espiral de guerra con Israel. Se argumenta que no podemos romper el consenso de la Unión Europea, que como siempre sigue dócilmente las directrices de la OTAN.

Echar más leña al fuego no es la forma de aplacar un conflicto. La lucha entre superpotencias no va a cesar, pero es imprescindible recordar que nadie puede permitirse una tercera guerra mundial con actores cuya capacidad nuclear es capaz de destruir el planeta varias veces.

USTEA lleva varios años participando en el GDAMS, la campaña mundial contra los gastos militares, y este año hay más motivos que nunca para denunciar la locura del gasto militar y del armamentismo. Seguimos defendiendo la Educación para la Paz, y una Cultura de Paz que es incompatible con la lógica militarista. Y defendemos una Andalucía desmilitarizada, libre de bases militares de superpotencias extranjeras que nos involucran en todos sus conflictos e intentan imponer sus intereses, mientras quieren hacernos   creer que la Paz es estar sometidos a su modelo de “defensa”.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s