Sobre la última convocatoria para cubrir una plaza de Inspector/a

libre-inspecc-1024x576

En esta semana nuestra Consejería, a través de su Viceconsejera, ha publicado una convocatoria pública para la cobertura de un puesto en la Inspección Central (pinchad aquí). Según la misma, las y los aspirantes, además de reunir los requisitos, han de enviar su curriculum vitae a la Viceconsejería de Educación. Así de simple. Al analizar la misma, no encontramos un baremo  a través del cual calibrar los méritos y en el que se prime, por ejemplo, la experiencia para un puesto de este tipo.  Aunque teniendo en cuenta la negativa de la Viceconsejera a regular la bolsa de trabajo de sus inspectoras e inspectores interinos por tiempo de servicio, se entiende el desprecio de esta misma a la experiencia laboral en este cuerpo funcionarial. Tampoco se contempla la publicación de listas provisionales, plazo de reclamaciones, listado definitivo, etc., todos los requisitos que entraña un procedimiento administrativo riguroso para la cobertura de un puesto en la administración educativa.

¿Quiere esto decir que se trata de un puesto de libre designación encubierto en convocatoria pública que adolece de los principios de objetividad, mérito y capacidad que invoca nuestro TREBEP? ¿Puede ser que ya este puesto tenga nombre y apellidos y no interesa incluir en la convocatoria para su cobertura un baremo de méritos que vaya más allá del que tiene la persona para la que se creó? Llama la atención que quien la firme sea Carmen Castillo Mena, Inspectora de Educación con una dilatada experiencia y conocimientos en procedimiento administrativo en el sistema educativo. Desgraciadamente, es la forma de cubrir vacantes en puestos de altos cargos, no solo de la Inspección General, sino también de los que componen las Delegaciones Territoriales de Educación. De esta manera se demuestra que el actual equipo de gobierno de la Comunidad Autónoma Andaluza, al igual que el anterior, a pesar de contar con profesionales con formación en administración pública, utiliza los mismos mecanismos de colocación a través de convocatorias en presunto fraude de ley, en las que supuestamente se vulneran e incumplen los principios que rigen la contratación pública.

 

Obligan a darse de alta a la profesora con depresión y aislada por Covid-19

mascarilla

Desde USTEA Cádiz tenemos que denunciar que, lamentablemente, el despropósito no se ha solucionado -como comunicamos la pasada semana-, sino que se ha consumado.

Desde USTEA Cádiz ya denunciamos el pasado lunes 20 de abril que desde la Seguridad Social habían dado el alta obligatoria para el siguiente día, martes 21, a una docente con un cuadro de ansiedad y aislada por Covid-19. Por esta razón el mismo lunes 20 remitimos una nota de prensa denunciando este caso, del cual los medios de comunicación se hicieron eco ese mismo día. Sin embargo, pocas horas después de publicarse la noticia esta docente, afiliada a nuestro sindicato, nos comunicó que le darían otra baja el miércoles 23. Finalmente no ha sido así: el despropósito se ha consumado y ha sido dada alta de oficio.

Recordemos que a esta docente se le reconoció el 3 de marzo la situación de incapacidad temporal con un diagnóstico de ansiedad, provocada por la dificilísima situación personal que atraviesa: en febrero su marido sufrió un ictus que lo ha dejado hemipléjico, pese a haber sido intervenido quirúrgicamente hasta en tres ocasiones. Situación que después se agravó, pues el cónyuge también dio positivo por Covid-19. Dado que esta docente ha sido su acompañante en todo momento, ambos se encuentran en confinamiento y aislamiento en el hospital. Por esta razón la notificación del alta resultó sorprendente, porque se produjo sin una mínima indagación previa sobre la situación de nuestra compañera, la cual, como decimos, se había complicado notablemente.

Pusimos el caso en manos de nuestros servicios jurídicos, pero al tiempo dirigimos un escrito a la Subdelegación de Gobierno de Cádiz con la esperanza de que todo fuera un error subsanable y pidiéndoles que intervinieran en el asunto. Ante la ausencia de respuesta, optamos también por sacarlo a la luz pública. La respuesta de la Subdelegación fue comunicarnos que nos negaba información por no ser el sindicato “parte interesada”, cuando lo que desde la organización en realidad pedíamos era una mediación ante este sorprendente caso.

En un informe firmado el 22 de abril por un integrante del Servicio de Medicina Interna del Hospital Puerta del Mar, donde actualmente se encuentra ingresado su cónyuge, se especifica que este presenta hemiplejia izquierda completa y tiene una traqueostomía, además de nutrición enteral, por lo que necesita acompañante todo el día. En dicho documento se explica que esta docente ha desempeñado dicha función, y que al haber el cónyuge dado positivo en Covid-19 no puede haber un cambio de acompañante, por lo que nuestra compañera y afiliada deberá permanecer con él las semanas que restan de ingreso. El escrito finaliza con la recomendación de que, finalizado el acompañamiento, la docente permanezca en aislamiento domiciliario al menos 14 días o hasta que se compruebe no estar infestada de Covid-19. En un texto más reciente, un Justificante de Consulta con fecha de hoy lunes 27 de abril, se recuerda esta situación.

Pese a la falta de indagación previa, y pese a este reciente y clarificador escrito del Hospital Universitario Puerta del Mar, nuestra compañera ha sido obligada a volver a su puesto de trabajo desde el pasado 21. No se ha tenido en cuenta su durísima situación personal, ni que debe seguir desempeñando la función de acompañante, ni que tenga que permanecer aislada en el Hospital para evitar posibles contagios de Covid-19 a otras personas.

No vamos a quedarnos, desde luego, de brazos cruzados. Desde USTEA Cádiz vamos a seguir luchando para que se haga justicia. Es desolador el desprecio absoluto que la Seguridad Social demuestra por la salud anímica y física de esta docente, y de aquellas personas que serán víctimas potenciales de un contagio por Covid-19.

USTEA Cádiz denuncia que han dado el alta obligatoria a una docente con incapacidad temporal por ansiedad y que debe estar confinada por Covid-19

mascarilla

Desde USTEA Cádiz denunciamos que desde la Seguridad Social han dado el alta obligatoria para mañana martes 21 de abril a una docente, afiliada a nuestro sindicato, con un cuadro de ansiedad debido a la durísima situación personal que atraviesa y que, además, debe estar en cuarentena por Covid-19.

A esta docente se le reconoció el 3 de marzo la situación de incapacidad temporal con un diagnóstico de ansiedad. Dicha ansiedad se comprende teniendo en cuenta su dificilísima situación personal: en febrero su marido sufrió un ictus que lo ha dejado hemipléjico, pese a haber sido intervenido quirúrgicamente hasta en tres ocasiones.

Pero la situación, además, se ha agravado, desde el momento en que más recientemente el paciente también ha dado positivo por Covid-19. Dado que esta docente ha sido su acompañante en todo momento, ambos se encuentran en confinamiento y aislamiento en el Hospital Punta Europa de Algeciras.

Por esta razón, nos sorprende mucho que haya recibido el alta de oficio desde la Seguridad Social para reincorporarse mañana martes 21 de abril. Nos sorprende, sobre todo, porque dicha notificación se ha producido sin que haya habido una mínima indagación previa sobre la complicada situación que atraviesa esta docente, y sin una consulta siquiera a la inspección de la Seguridad Social o incluso a su médico de cabecera.

Evidentemente, hemos puesto el caso en manos de nuestros servicios jurídicos, que ya han presentado una reclamación a la Dirección General del Instituto Nacional de la Seguridad Social. Aun así, con la esperanza de que se tratara de algún tipo de error subsanable, también hemos dirigido un escrito a la Subdelegación de Gobierno de Cádiz para que intervenga en el asunto, sin que hayamos tenido respuesta por su parte.

Desde USTEA Cádiz vamos a seguir luchando para que se haga justicia con esta docente. Darle el alta médica sin una indagación previa de su actual situación no solo demuestra el grado de insensibilidad por parte de la administración, sino que resulta a todas luces incomprensible en el actual contexto de crisis sanitaria.

USTEA Cádiz recomienda al profesorado que se autoevalúe para poder exigir a la Junta de Andalucía que cumpla con la Ley de Prevención de Riesgo Laborales

La Consejería de Educación y Deporte tiene la obligación de evaluar el puesto de trabajo de cada docente y, en función de los riesgos del mismo, debe formarle e informarle para cumplir lo establecido en la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de prevención de Riesgos Laborales, que en su artículo 14 recoge el “derecho de los trabajadores a una protección eficaz en materia de seguridad y salud en el trabajo”.

Desde el día 16 de marzo, todos y todas las docentes desarrollamos nuestra labor desde nuestro domicilio, pasando a ser este nuestro nuevo “lugar de trabajo”. Este cambio de entorno laboral afecta directamente a la salud del personal docente, exigiendo una respuesta por parte de la Administración a esta nueva situación. Ante la tardanza de la Junta, USTEA solicitó por registro que la Junta de Andalucía actuara.

Tras este requerimiento, nuestro Delegado de Educación en Cádiz ha enviado una carta al profesorado junto a  “documento informativo” con unas “recomendaciones generales para tener en cuenta en la modalidad de trabajo no presencial”. En la misma, se incluye un cuestionario para la realización de una autoevaluación voluntaria que se puede enviar a gabinete.prevencion.dpca.ced@juntadeandalucia.es.

Os pedimos a todos y todas las docentes que os autoevaluéis y enviéis el resultado por escrito al email facilitado, a ser posible utilizando el correo oficial de Séneca, para que la Consejería de Educación y Deporte pueda actuar. El documento lo ha enviado nuestro Delegado en medio de Semana Santa, y puede pasar desapercibido. Si no haces la autoevaluación, se puede entender que todo está bien, no tienes problemas ni impedimentos, aunque en la mayoría de los casos no es así. Es fundamental que informemos a la administración sobre cómo teletrabajas y las condiciones y recursos con los que cuentas para que podamos exigir los medios necesarios. Quédate con copia, para que podamos actuar si la administración no pone solución a los problemas y, en caso de que fuera necesario, poder denunciarlo en los tribunales.

El tema es importante ya que si el día de mañana tienes problemas de salud, dolores de espalda, cervicales, problemas de visión, etc., si queda constancia registrada, será más fácil intentar demostrar que son consecuencia del trabajo y podría ser considerado accidente de trabajo o quizás enfermedad profesional. Recuerda también que en caso de acudir a la justicia las palabras valen poco, es más importante tener pruebas físicas y poder acreditar por escrito esta situación.

Te recomendamos que describas a la administración cómo trabajas: pantalla, mesa, silla, teclado, reposapiés, ruido, ordenador, iluminación, etc. En función de esas condiciones haz constar en la autoevaluación también aquello que necesites: silla, reposapiés, impresora, teclado, mesa…. Para ello, hemos facilitado un modelo que puedes cumplimentar.

Escribe a gabinete.prevencion.dpca.ced@juntadeandalucia.es un texto, con tus datos personales y laborales, donde expongas cómo teletrabajas desde tu domicilio, y donde le solicites a la administración los medios o recursos que estimes oportunos. Si quieres puedes enviarnos copia a saludlaboralcadiz@ustea.net para poder hacer un seguimiento de tu caso.

Sirva como modelo el siguiente: Plantilla para la atuoevaluación

USTEA Cádiz denuncia el timo de la Consejería de Educación a los 252 interinos a los que dejó en la estacada

c3a5cusers5csusi5cdownloads5cimg_20180312_134746_769-jpg

Hoy jueves ha culminado la cadena de despropósitos de la Consejería de Educación hacia los 252 docentes interinos a quienes dejó en la estacada el pasado 16 de marzo.

Recordemos el primer eslabón de dicha cadena: a estos 252 interinos e interinas se les asignó un puesto de trabajo el pasado 12 de marzo, teniendo que incorporarse al mismo el lunes 16 de marzo. Ese día, en efecto, se encontraron dados de alta en SÉNECA y Portal Docente, así que contactaron con los equipos directivos correspondientes y con el alumnado, y se pusieron a trabajar. Pero poco después de las 14:00 la Consejería de Educación sacó una resolución en que “negaba” la incorporación de estas 252 personas. L@s interin@s volvieron a entrar en SÉNECA y Portal Docente, descubriendo entonces que habían sido fulminados en un momento.

Ayer, 15 de abril, algo más de la mitad de esos y esas docentes tomaron posesión de las plazas de las que fueron apartados injustamente aquel 16 de marzo, cuando la Consejería pensó que podría ahorrarse algo de dinero ya que las clases presenciales se habían suspendido. ¿Pero qué ha ocurrido con las personas adjudicatarias de una plaza cuyo titular se ha incorporado en algún momento después de ese lunes 16? Según comunicó la Consejería de Educación ayer en la mesa sectorial, participarían en la convocatoria de SIPRI de hoy 16 de abril. Pero, una vez más, hay letra pequeña: participarían, evidentemente, aquellos que fueran convocados. En efecto, esta mañana hemos comprobado que muchos y muchas de estos 252 docentes no han podido participar en la convocatoria de hoy porque otros muchos docentes han vuelto a la bolsa desde aquel 16 de marzo, y porque además las plazas que han salido para ser cubiertas son muy pocas.

Para esas personas, más de cien, no habrá absolutamente nada para compensar la injusticia que han sufrido. A pesar de que USTEA pidió en la mesa sectorial de ayer que esos docentes recibieran tiempo de servicio y sueldo o, cuanto menos, el tiempo de servicio absurdamente birlado. Recordemos que la Consejería se amparó en el estado de alarma para revocar su nombramiento. ¿Es que no estamos todavía en estado de alarma? ¿No estamos exactamente igual que el 16 de marzo, cuando fueron fulminados? ¿Ahora sí se puede contratar y el 16 de marzo no se podía? USTEA interpuso recurso de reposición contra la resolución que revocaba esos nombramientos. Veremos qué ocurre en ese sentido.

Lo que sí sabemos que ocurre es que de las aproximadamente 112 personas cuyo titular ha vuelto: muchas no han sido convocadas en el SIPRI de hoy, y otras que han sido convocadas no van a recibir adjudicación de destino. Algunos o muchos de esos docentes no van a trabajar este curso, y la Consejería ni siquiera está dispuesta a concederles tan solo el día 16 de marzo como tiempo de servicio, cuando la mayoría de ellos (probablemente todas y todos) estuvieron esa mañana trabajando o en contacto con las directivas para preparar el trabajo telemático.

Es un cúmulo de chapuzas derivadas unas de otras hasta formar un conglomerado del que no se puede ya salir. Y todo porque a alguna mente que se pensará brillante revocó las adjudicaciones cuando ya se habían incorporado los y las docentes.

Desde USTEA Cádiz exigimos para este colectivo de 252 personas:

– Que todas ellas reciban el tiempo de servicio y la retribución económica desde el 16 de marzo hasta el 14 de abril.

– Que las personas responsables de este desaguisado pidan perdón a las personas afectadas y al resto de la comunidad educativa por paralizar unos nombramientos y privar a miles de alumnos y alumnas de la educación que en este tiempo deberían haber recibido.

Pautas para teletrabajar como docente y no dejarte en ello la salud

La Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales, recoge el derecho de las y los trabajadores a una protección eficaz en materia de seguridad y salud en el trabajo, y la obligación de la empresa de formar e informar a los trabajadores sobre los riesgos de su trabajo y las medidas de protección y prevención que eviten el deterioro de su salud.

La Consejería de Educación y Deporte, después de varias semanas de confinamiento, sigue sin cumplir esta tarea, demostrando una vez más lo poco que le importa la salud laboral. Desde USTEA le hemos exigido por registro que cumpla con su obligación, como podréis comprobar al final de este artículo.

Pero tenemos claro que la salud es lo más importante en esta vida, y si la Junta de Andalucía no cumple, debemos velar por nuestra salud, entendiendo esta tal y como especifica la Organización Mundial de la Salud: “La salud es el completo estado de bienestar físico, psíquico y social y no solo la ausencia de enfermedades”.

En base a esa premisa, LA SALUD ES LO MÁS IMPORTANTE, hemos elaborado unas pautas para teletrabajar desde casa, siguiendo las recomendaciones del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo.

De un día para otro hemos cambiado nuestro entorno y nuestro sistema de trabajo, hemos pasado de las clases presenciales a las clases telemáticas, hemos pasado de trabajar en un centro a trabajar desde nuestro domicilio. Para teletrabajar estamos utilizando nuestras herramientas informáticas (ordenadores, programas, teléfonos, Internet, etc.) como mejor podemos para poder sacar el curso adelante. Respecto al lugar de trabajo, cada uno se las apaña como puede en un espacio de la casa (salón, dormitorio o cualquier otro), compaginando esto con cada situación personal (hijos/as, parejas, abuelas/os, mascotas…).

Si esta situación se diera circunstancialmente en un plazo de solo una semana o dos, se podría considerar una anomalía puntual en el trabajo. Sin embargo, la situación se está alargando y esto nos afecta directamente y por lo tanto es necesario establecer unas pautas para que el confinamiento sea lo menos nocivo para nuestra salud laboral.

Efectos perjudiciales del confinamiento, relacionados con la salud laboral, pueden ser psíquicos (estrés, depresión, ansiedad, etc.) que pueden agravarse si físicamente hacemos mal nuestro trabajo. Es conveniente, por tanto, seguir ciertas pautas para evitar trastornos visuales, dolores de cabeza, espalda o articulaciones, etc., de forma que podamos desarrollar nuestra tarea con el máximo bienestar posible y eficazmente.

PAUTAS PARA TELETRABAJAR CON EL ORDENADOR

Si fuéramos profesionales del teletrabajo, se deberían seguir unas pautas “más profesionales”, y al hablar, por ejemplo, de la pantalla del ordenador, podríamos dar pautas sobre la polaridad, el contraste, estabilidad de la imagen, etc. Sin embargo tenemos que adaptarnos al entorno y las herramientas de las que disponemos.

Las y los docentes confinados tenemos que emplear:

  • PANTALLA Y ORDENADOR, utilizando lo que se tenga disponible: ordenador de sobremesa, portátil, tablet o teléfono siguiendo ese orden de preferencia. Recordemos que para no tener problemas de cervicales, no debemos tener la cabeza inclinada hacia abajo, lo que implica que la parte superior de la pantalla debe estar siempre a la altura de los ojos. La separación de la pantalla de los ojos debe estar entorno a medio metro, para evitar problemas visuales.

unnamed

  • TECLADO: lo ideal es un teclado separado del ordenador, de forma que nos permita moverlo o retirarlo del área de trabajo, para poder tener en la mesa el resto de nuestros materiales como libros, cuadernos de calificaciones, documentos, etc.

 

  • MESA: la superficie de trabajo debe ser lo más amplia posible y despejada para poder trabajar cómodamente y reducir el agotamiento.

 

  • ASIENTO: es un elemento fundamental, ya que es donde descansa nuestro cuerpo y si ésta es de mala calidad el malestar lo tenemos asegurado. Tan importante como el asiento es la postura en él: podemos tener la mejor silla del mundo, pero si nos sentamos de forma incorrecta, estamos desperdiciando su ergonomía. Lo ideal es un asiento regulable en altura, con respaldo reclinable, con ruedas, cinco patas, etc. (lo que se conoce como una silla de estudio). Recordemos que la postura es lo más importante, por lo que es preferible probarla antes en la medida de lo posible, aunque sabemos que es difícil salir de compras en estos momentos. Si no disponemos de un asiento ergonómico, podemos utilizar una silla de casa lo más similar posible (nada de sofá, sentarse en la cama, un sillón, etc.). La espalda se debe mantener lo mas recta posible, los pies descansando en el suelo o en un reposapiés o similar, nunca sobre las ruedas o las patas. En general, debemos procurar eliminar los malos hábitos posturales, como cruzar las piernas, sentarse sobre las misma, inclinarse hacia adelante, etc.

image

  • ILUMINACIÓN: siempre es preferible la luz natural a la artificial, no debiendo proyectarse directamente sobre la pantalla, ya que daría lugar a reflejos y deslumbramientos que agudizaría el desgaste visual que supone estar expuesto a las pantallas por largos periodos. Es aconsejable ubicar las pantallas perpendicularmente a las ventanas No utilicemos nunca el ordenador con las luces apagadas.

ilu

  • PAUSAS: tenemos que tener una actitud dinámica frente al ordenador, levantarse como mínimo cada dos horas y descansar diez minutos, para reenfocar la vista, cambiar la postura, ejercitar piernas y manos, etc.

 

  • MEJORAS EXTRA: atriles o portadocumentos, ratón y teclado inalámbrico, pantalla lo más grande posible, impresora láser silenciosa, programas informáticos variados, ambiente silencioso y música agradable, ambiente térmico confortable, ventilación adecuada, iluminación diurna. Recuerda mantener el espacio limpio y ordenado ya que el desorden produce ansiedad y distrae la atención.

 

RECUERDA, SON PAUTAS PARA AFRONTAR ESTA SITUACIÓN.  EN REALIDAD ES NUESTRA CONSEJERÍA LA QUE TIENE QUE VELAR POR NUESTRA SEGURIDAD, SON ELLOS QUIENES TIENEN QUE ESTABLECER LAS MEDIDAS, EVALUAR NUESTRO PUESTO DE TRABAJO, VIGILAR NUESTRA SALUD, FORMARNOS, INFORMARNOS, ETC. PERO COMO SABEMOS QUE ESO EN ESTA SITUACIÓN ES MUY COMPLICADO, VAMOS A CUIDARNOS Y A QUERERNOS A NOSOTROS MISMOS.

LA SALUD ES LO PRIMERO.

Solicitud registro 1

Solicitud registro 2

¡No me utilicen en esta crisis del sistema!

IMG_0061

Por Nereida Cáceres, Orientadora

El Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, dice así: “Durante el período de suspensión se mantendrán las actividades educativas a través de las modalidades a distancia y «on line», siempre que resulte posible”.

¿Qué entendemos por educación “on line”  y qué entendemos por “siempre que resulte posible”?  Ante la injustificada falta de concreción nos preguntamos qué enseñar, con qué herramientas, quién las posee, cómo enseñarlo, qué ajustes realizar dada la situación social, económica y emocional de muchas familias.

El Real Decreto no responde a estas preguntas, y desde el 14 de marzo hasta el 2 de abril la Consejería de Educación de Andalucía no publicó nada que ayudara a solventarlas. El 2 de abril la Consejería sacó una circular con la intención de exponer cómo se debía llevar a cabo el proceso de enseñanza-aprendizaje en nuestra comunidad, pero lejos de aclarar estas cuestiones logró expandir el miedo, la inseguridad, la tristeza y la rabia.

La primera lectura de esta circular te hace pensar que no has leído nada nuevo, que solo repite trozos de normativas de ordenación y evaluación educativa; eso sí, todo aderezado  con un halo de buenas intenciones pueriles. También te puede llevar a pensar que tu capacidad de leer y retener está mermando por el distress emocional de estos días.

Uno de los objetivos que, parece, se marca la Consejería con la publicación de esta circular es exponer su preocupación por aquellos estudiantes que no pueden subirse al carro de este tipo de enseñanza a distancia que nos ha sobrevevenido de manera tan rápida e impuesta. Los medios en los que confía la administración para que estos alumnos no vean afectado su rendimiento no son otros que los ya consabidos como salvadores de la educación en muchos otros momentos, los maestros y su ilusión.

También habla de un programa de refuerzo para aquellos alumnos que por motivos socio-económicos no hayan podido sumarse a la vida académica on-line. Pero este programa lo contempla en un escenario de vuelta a las aulas antes de que termine este curso, o en septiembre, con lo cual está contemplando posible solución en un contexto muy poco probable y unos recursos que mucho me temo no tendremos a la vuelta.

Se insta a avanzar en las programaciones didácticas. Y este avance, no es más que fomentar la desigualdad social, que nunca ha sido una lucha de este gobierno. Ni tan siquiera un problema, es una oportunidad para seguir enriqueciendo a los ricos.

Invoca a los orientadores/as junto con tutores/as a ofrecer el apoyo necesario. Sinceramente, no sé a qué apoyo se refiere, si a contarles un cuento, enviarles de nuevo una guía sobre cómo pasar el confinamiento de la miles que rondan por la red, o un meme gracioso… Con toda sinceridad. creo que no estoy, ni me han preparado, para ello. Humildemente reconozco que no sé hacer orientación on-line a las familias.

En esta circular del 2 de abril se habla de adaptarse a las nuevas circunstancias. Y cómo lo hacemos, pues como siempre nos dijeron: integrando, diversificando, reforzando, enriqueciendo… De nuevo la palabrería fija, de nuevo el vacío en cómo lo desarrollamos, de nuevo el copia y pega de los sempiternos vocablos de un diccionario educativo sabido de memoria, aunque sin entender muy bien el significado por parte de quien los usa siempre, ya que los medios que aportan están lejos de alcanzar esos conceptos.

La Consejería de Educación de Andalucía habla de que se debe favorecer el aprendizaje autónomo. ¿Autónomo? ¿Desde qué edad? Que el alumnado coja su tablet, su wifi, mire la hora para saber cuándo es adecuado sentarse, se distribuya el tiempo. La autonomía se enseña, no se crea de la nada y, a diversas edades hay diversas autonomías.

Estas herramientas sirven de poco para familias con pocos recursos que no pueden permitirse la conexión a Internet o que no poseen un ordenador . La imagen de familia blanca caucásica de clase media con un iPad para un hijo, enseñándole la última actividad o el último juego, la madre que maneja y tiene formación tecnológica y formación educativa para explicar la ultima actividad, no es sino una imagen trampa, un engaño. Esa no es la familia media española , ni lo ha sido y mucho menos lo será.

La desigualdad social en las aulas ya existía, pero de 9 a 14 nos asegurábamos de que todos y todas pudieran acceder a los mismos recursos. Aún así, había desigualdad, no todos venían de la misma realidad para poder atender en nuestras aulas. Ahora, si participo en este circo, vuelvo a entrar en contradicción y crisis, no quiero fomentar más desigualdad y hacerme responsable de esto.

Andalucía solo ve el problema en temporalización, mecanismos telemáticos y estrategias (que, por cierto, las estrategias son las de siempre). Ni una sola mirada al maestro/a. No se considera que también el profesorado se ve afectado por el confinamiento, la pandemia y sus consecuencias. Parece que la Consejería presupone a un profesor/a blanco, caucásico, con dos sueldos en casa, una pareja de maestros, formado en redes, sin padres dependientes o hijos que atender, parece que ellos, no concilian, ni sufren crisis por esta situación.

Hay que esforzarse en acompañar emocionalmente a los profesores, alumnos y sus familias, y con esto reforzar habilidades sociales de empatía y solidaridad, valores que el capitalismo nos robó y que esta crisis ha puesto sobre la mesa. La solidaridad no está en un aplauso, está en utilizar esas mismas manos para ayudar y no para redactar una circular, vacía de técnicas y con una sola intención, cubrir expediente.

Esta circular es ficción; aun así nuestro empeño en seguir teletrabajando nace de la profesión de maestro/a,  que se lleva en las venas, de la necesidad del contacto y de la responsabilidad, y de la misma sumisión a lo que nos dicten desde despachos por personas que no tienen contacto con la realidad , ni con los niños/as que atendemos.

La educación como aprendizaje de contenidos no está en ninguna primera línea de una situación de crisis, no nos empeñemos. Aquí también ha habido recortes, año tras año, no se nos mueren pacientes, como en Sanidad, se nos muere la posibilidad de que un niño que será un adulto, tenga un lugar digno en esta sociedad. Los que no tienen un lugar en la sociedad, enferman más, sufren, malviven y no pueden estar en este mundo.

No quiero contribuir a la desigualdad social, ya contribuyo sin querer en el sistema educativo,  pero ahora no quiero someter a más crisis a las familias y a sus hijos. La Educación Pública, es la fuente de la que mana la convivencia y el tener un lugar verdadero en el mundo,  y eso lo teníamos de 9 a 14 horas , de lunes a viernes. Ahora , ya no hay igualdad, ni convivencia de la diversidad en el mismo lugar y circunstancia.

Si en las aulas sabíamos de algunas niños/as en familias con problemas sociales, económicos, emocionales, figúrense como serán estos días.  Si pensamos con nuestra mente “yoísta” y burguesa que todas las familias tienen en estos momentos mesura, estabilidad, tiempo, formación, equilibrio para sentarse con su ordenador y sus hijos/as a hacer la tarea, nos falta mirada de realidad.

Lo que menos me importa que le afecte a mi hija es al rendimiento académico. Lo que más, es el país que le dejaremos, aun más atrasado, más contaminado, más opresor, más deshumanizado.

Tengo la humildad de reconocer que no estoy preparada para resolver una crisis familiar en una llamada o videoconferencia. Suponiendo que la otra parte quiere recibirme en casa, desde mi iPad o PC, en mi escritorio,  para darles consejos desde mi casa. No me he formado para ello e intervenir en momentos de crisis tiene bastante complejidad, y no se soluciona con una palmadita en el hombro y un “pronto va a acabar”. Acabar, ¿qué? Lo que viene no es lo mismo de antes… Acabará el confinamiento, pero seguiremos confinados en la precariedad y en la opresión y en el miedo.

Abandonen las aulas virtuales precarias y entreguen las armas de desigualdad social.

Música y homenaje en tiempos duros

20200307_180045

Por Juan José Ruiz

Estábamos a principios de marzo en plena campaña en defensa de la Educación Pública, y queríamos rendir homenaje a esas personas, educadoras y educadores, que han finalizado este curso su carrera docente, o que iban a finalizarla en breve.

Ahora, tres semanas después, en pleno confinamiento, no podemos ni debemos olvidar a estas personas que han sido maestros en varios sentidos; no sólo han dedicado su vida a una tarea tan fundamental para una cultura y diríamos que para la especie humana como es la educación, sin la que no seríamos seres humanos, sino que han sido capaces de convertir un trabajo en una forma de vida, de comprender y transformar el mundo.

De estas personas aprendimos que la escuela es un lugar donde hay que luchar por los derechos humanos, que la escuela es un factor básico del cambio social, que de nuestras escuelas saldrán los hombres y mujeres de un futuro cercano, que no solo somos agentes reproductores sino que podemos ser agentes transformadores, que no podemos dejar a un lado la apuesta y el trabajo diario por un sistema social más justo, que las escuelas no deben ser centros laborales de burócratas, que es posible resistir a tanto adocenamiento y tanta burocratización de nuestro trabajo.

Tenemos, por suerte,  a compañeras y compañeros que siguen a nuestro lado, que siguen en los movimientos sociales, con quienes podemos contar cuando nos hace falta una mano amiga. Y tenemos a otras personas que están justo en el tránsito de un modo de vida a otro, tras su jubilación. Esta pandemia y esta crisis sanitaria que vivimos no nos puede alejar de ellas.

Días antes de empezar el confinamiento, preguntaba a nuestro gran compañero Manuel Comesaña cómo había cambiado su vida justo después de su jubilación. Nos encontramos en Puerto Real en un local donde había empezado a ensayar con un grupo musical. Ahora tenía tiempo para dedicarlo a la Música. Yo le preguntaba por qué la Música y las humanidades en general están tan relegadas en los sistemas educativos, cuando son tan básicas para los seres humanos. Estaba yo realizando una reflexión sobre la importancia de la educación musical en nuestro sistema educativo, y Manolo me dio una clave. La música es una forma privilegiada de transmisión, es imposible imaginar una vida sin música, algo que nos acompaña desde la primera nana con que venimos al mundo. La intrahistoria de cada ser humano es la historia de la música que escucha, que disfruta y que reproduce o crea. Y la verdadera educación, me decía Manolo, es transmisión, no una mera acumulación de contenidos. En nuestras Jornadas “Enamorad@s de la Pública”, Rosario Troncoso nos contaba su experiencia con aquel docente que le contagió la pasión por la figura de Unamuno. Pocas personas han influido más en mi vida que aquel maestro de EGB, don Antonio Algarra, que se atrevía a criticar a Franco en clase en los últimos años del franquismo, que me contagió el amor por la música y por la legítima desobediencia.

Nuestro “Enamorad@s de la Pública” de 2020 se cerró con un concierto del grupo Crooked Soul, gracias al compañero Pepe Andrade y a los componentes de este grupo musical. La música  será una compañía privilegiada en estos días mientras dure la crisis sanitaria. Hagámosle un sitio privilegiado en nuestras vidas y en nuestro sistema educativo. Otro día seguiremos hablando de la Música.

USTEA Cádiz manifiesta su satisfacción por el permiso de un año parcialmente retribuido para docentes

jdp

El pasado febrero se presentó en el Parlamento de Andalucía una PNL (Proposición no de Ley) para la implantación en nuestra Comunidad Autónoma de un permiso parcialmente retribuido para los docentes de las enseñanzas no universitarias. Desde USTEA Cádiz queremos mostrar nuestra satisfacción, y reivindicar nuestra contribución a esta lucha: se trata de una demanda que hemos defendido durante años desde nuestro sindicato.

Hay que recordar que, de hecho, ya la Junta de Personal Docente no Universitario, que preside USTEA Cádiz, aprobó por unanimidad una resolución en este sentido presentada por el sindicato APIA, una resolución que no dudamos en apoyar desde nuestra organización. Por su parte, la diputada en el Parlamento de Andalucía Ana Naranjo Sánchez ha dejado claro en su intervención parlamentaria, recogida en el diario de sesiones, que el sindicato USTEA y otras organizaciones llevan “mucho tiempo” defendiendo esta demanda.

La aprobación de esta PNL supone un paso más en el camino para abolir las diferencias de todo tipo -desde los salarios a las horas lectivas- entre las/os docentes de las diferentes comunidades autónomas, puesto que en otras (Aragón, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Madrid, Murcia, Navarra y País Vasco) ya disponen de este permiso.

Dicho permiso consiste, básicamente, en que, tras estar cuatro cursos seguidos percibiendo en torno al 80% de su sueldo, un/a docente podría disfrutar al quinto curso de un año de permiso percibiendo también en torno al 80% de su sueldo. En otras palabras, ese/a docente disfrutaría de un año de permiso en el que cobraría ese 20%, más o menos, que habría ido acumulando de cada uno de esos cuatro cursos anteriores. La medida, por tanto, no supone ningún gasto para la administración.

Entendemos, finalmente, que este permiso tiene varios aspectos positivos:

–          No suponer un coste económico para la Administración.

–          Facilita la conciliación laboral y familiar.

–          Facilita la formación y reciclaje de los docentes.

–          Favorece que se puedan evitar y agravar enfermedades relacionadas con la salud laboral del profesorado.

–          Favorece la contratación de personal para sustituir a los que se toman el permiso con lo que se fomenta el empleo.

Estamos ante una medida que pone fin a una discriminación entre distintos territorios y beneficia a todos/as los/as docentes de Andalucía.

La manipulación del dolor

juanjo

Por Juan José Ruiz

A principios de marzo,  la comunidad educativa se movilizaba en defensa del sistema de educación pública. En los últimos años, la defensa de la sanidad y la educación públicas han tenido múltiples lugares de encuentro, junto con la defensa del sistema de pensiones o de los servicios sociales.

El enemigo común de varios movimientos ciudadanos eran las privatizaciones de servicios públicos que han llegado a ser parte de lo más valioso de este país.

Tampoco podemos olvidar que nuestra sociedad civil ha dado muestras de múltiples formas de solidaridad, desde redes de acogida a menores inmigrantes hasta voluntarios que han marchado a lugares como los campos de refugiados en Italia o Grecia.

Desde el mundo sindical, cada vez se oyen más voces denunciando la precariedad en que vive una gran parte de la clase trabajadora.

En estos momentos, a finales de marzo, parece que los árboles no dejan ver el bosque. ¿Qué ha cambiado?

Una terrible crisis sanitaria parece haber cambiado nuestras vidas para siempre. Parece que un terrible terremoto hubiese desmoronado todo el sistema que estaba bajo nuestros pies. Como el loco con el candil en la mano que describía Nietzsche, que buscaba a Dios y proclamaba su muerte, andamos con un candil buscando respuestas.

Surgen preguntas y discusiones religiosas, sociológicas, éticas, económicas, políticas, científicas… Es lo que ocurre en todas las épocas de crisis, cuando parece que todo puede cambiar y que de hecho está cambiando. ¿Y luego qué?

No va a ser fácil responder a muchos interrogantes. Pero las grandes preguntas de la historia de la humanidad y del pensamiento humano van a seguir presentes. ¿Todo cambia o todo permanece? ¿Tiene que cambiar todo para que en el fondo no cambie nada?

Después de la crisis, seguirá habiendo defensores y detractores de lo público y de las privatizaciones, de la solidaridad y del egoísmo, de distintos modelos económicos y políticos… Cuando las cosas parezcan que vuelven a estar en su sitio, cuando veamos que hay realidades que permanecen bajo este apocalipsis vírico, probablemente las cosas no hayan cambiado tanto.

Seguirá siendo necesaria la defensa de la sanidad y la educación públicas, necesario defender a la clase trabajadora de la gran amenaza de la precariedad, necesaria la lucha feminista por la igualdad de derechos, necesaria la solidaridad con inmigrantes, refugiados y pueblos que sufren hambre, guerras, injusticias  o epidemias y que son los “los olvidados” en estos momentos en que también nos vemos vulnerables.

Seguirá habiendo una extrema derecha empeñada en combatir al feminismo y que negará la crisis climática del planeta. Seguirán los imperios militares exigiendo que se alimente a la bestia del militarismo y los gastos militares que se comen tantos recursos necesarios, seguirán conflictos como el del Sahara o la lenta masacre del pueblo palestino, o la guerra de Siria, o la de Yemen. Seguiremos vendiendo armas a Arabia Saudí, seguirá la crisis de la monarquía. Seguirá la violencia machista y patriarcal.

Uno de los más grandes dolores en estos días, valga la redundancia, es la manipulación del dolor. La crisis sanitaria y económica va a tener muchas víctimas, pero hay sectores que siguen empeñados en buscar rédito político, como si todavía estuviésemos en campaña electoral. Hay toda una campaña que intenta relacionar un virus con manifestaciones feministas, un día en que la derecha iba a mítines, los fieles a misa y los aficionados a los campos de fútbol.

En un país que vive un estado de excepción encubierto, donde se han prohibido derechos fundamentales como el de salir a la calle o el de reunión, donde los militares se disfrazan de sanitarios  y toman nuestras calles, no podemos olvidar lo que no ha cambiado, las injusticias de todo tipo, la economía sanguinaria, la crisis climática, el patriarcado asesino, el trabajo precario, la militarización de la sociedad y del pensamiento…

Que no manipulen nuestro dolor.